Ciclo por la Constitución bonaerense a 25 años de su reforma

Con la presencia de Convencionales Constituyentes provinciales y juristas se inició el ciclo "A 25 años de la Reforma Constitucional bonaerense: debates, balance y perspectivas" organizado en forma conjunta por el Senado provincial, la Facultad de Ciencias Jurídicas y Sociales de la Universidad Nacional de La Plata y la Secretaría de Relaciones Institucionales de la citada casa de Estudios.

Tras ese período volvieron a encontrarse convencionales de distintos colores políticos como Osvaldo Mércuri, por entonces Presidente del cuerpo; Roberto Pagni, por la UCR y Jorge Drkos por el Frepaso.

El panel destacó los aportes de la Constitución provincial y los nuevos artículos referidos al amparo, consulta popular, protección del ambiente, defensa de la caja previsional, Habeas Data y Habeas Corpus, pero reconocieron como deuda la falta de incorporación de un renovado capítulo sobre autonomía municipal.

El encuentro se desarrolló en el Salón "Eva Perón" del edificio Anexo del Senado y también contó con la exposición del Decano de la citada facultad, Miguel Berri quien rescató los más importantes antecedentes que derivaron luego en la necesidad de reforma la Constitución hacia 1994.

Entre esos elementos, el Decano recordó la frustrada reforma por enmienda y luego rechazada por plebiscito hacia el año 1991, que incluía la reelección del por entonces gobernador Antonio Cafiero.

Tanto Berri como el constitucionalista de la UNLP, Pablo Reca aludieron al conflicto de poderes suscitado en la Convención provincial a raíz de la disputa para definir si la aprobación de un artículo (por caso, la reelección) se concretaba con la mayoría de los presentes o del total de miembros. En ese entonces, el justicialismo contaba con 65 representantes y estaban a cinco del número mágico de la mayoría absoluta.

Ambos hombres del Derecho recordaron entonces el fallo de la Suprema Corte que rechazó una acción judicial promovida por el justicialismo y avaló una presentación de apoderados del radicalismo para que no se judicialice un conflicto que era considerado "político".