NUEVA LEY DE MOVILIDAD JUBILATORIA DIVIDIÓ AGUAS

Con el apoyo del bloque oficialista y de aliados la Cámara de Diputados de Nación convirtió en la ley el proyecto que dispone el nuevo cálculo de movilidad jubilatoria que no prevé el desfasaje por inflación.

Al defender el proyecto del gobierno, el diputado del Frente de Todos, Marcelo Casaretto, quien preside la comisión de Previsión y Seguridad Social, afirmó que "el objetivo del Gobierno es que el país crezca y que los beneficios de ese crecimiento llegue a los trabajadores y a los jubilados".

"Es el proyecto que más discusión tuvo en la Argentina en este año parlamentario desde el punto de vista de la cantidad de reuniones", resaltó, para luego añadir que habrá una "incidencia directa" sobre 7 millones de jubilados y pensionados, y 17 millones de personas si se considera también a los beneficiarios de políticas sociales de ANSES.

En tanto, el presidente del bloque Juntos por el Cambio, Mario Negri dijo que con este nuevo cálculo "los de la mínima perdieron mil pesos por mes. Hay que poner los pies sobre la tierra, el gobierno debe asumir que se ahorraron 100 mil millones de pesos ajustando sobre los jubilados durante este año".

"Me quedó grabado en la retina cuando Alberto Fernández decía en campaña que entre los bancos y los jubilados se quedaba con los jubilados, decía que "el macrismo se robó la Argentina y nos llenó de Leliqs", apuntó.

Añadió que "resulta que ahora hay doble de Leliqs que durante el gobierno anterior, hay que cuidar mucho la palabra y buscar acuerdos de fondo".

"El Presidente deberá recordar que se abrazó a los bancos, no se abrazó a los jubilados" dijo Negri, quien remarcó que "en vez de votar hoy 29 de diciembre esta ley contra los jubilados la hubieran votado ayer 28 que era el día de los inocentes".